Hacer mucho con poco.

Primeros MICRO-ENP en Cantabria 

Campoo de Yuso ha establecido la primera microrreserva de Cantabria. En un terreno abandonado pero con grandes perspectivas para la biodiversidad se ha creado una microrreserva de anfibios. Dirigida a especies amenazadas de anfibios pioneras como el sapo corredor y otras como la rana de san Antonio.

La primera microrreserva de Cantabria está Campoo de Yuso 

En terrenos propiedad de la Junta Vecinal de Quintanamanil y gestionados por el Ayuntamiento de Campoo de Yuso se ha creado la primera microrreserva en Cantabria.

Se ha creado una reserva manejada.

El espacio abandonado y degradado de una antigua carretera ha pasado a ser un núcleo de alto valor patrimonial. Para diseñar la reserva se ha recogido las mejores experiencias  europeas. Se ha hecho con una planificación a nivel de micropaisaje y de elemento, estudiando cada detalle del paraje. Se ha transformado un terreno degradado y abandonado de la carretera Reinosa a Corconte en Quintanamanil en un espacio de alto valor patrimonial. Para diseñar la reserva se ha recogido la mejor bibliografía y experiencias  europeas. Con una planificación a nivel de micropaisaje y de detalle, estudiando el paraje, se incrementará el valor de un pequeño pedazo, que actuará como punto de lucha contra plagas para la ganadería de Campoo de Yuso y sus campos.

Se han recuperado arenales vivos, charcas soleadas efímeras y zonas de vegetación rala y pionera. Estos hábitats, son albergue de especies de anfibios beneficiosas, que luchan contra las plagas de los campos y los prados, cazando insectos.

Además, se busca que sea una reserva experimental, que aporte datos para preservar las poblaciones de estos animales amenazados. Se han  instalado refugios artificiales para anfibios de los tipos Frog & Toad Bunker, casas cerámica ranas Frogilo, Casa cerámica ranas CF/TH, placa asfáltica Minionda y Easyfix, junto a chapas metálicas, tejas y piedras. Esto aportará datos de cuales son más confortables para estos animales beneficiosos en la lucha contra las plagas.

En la reserva se han creado dos pequeñas charcas de aguas poco profundas para anfibios especializados.

Se ha demostrado  cómo se puede manejar la naturaleza de una manera inteligente y cuidadosa para incrementar su diversidad y heterogeneidad. Más allá de meros santuarios intocados, la acción humana respetuosa puede mejorar el patrimonio natural.

Para qué puede servir

FLORAGEOLOGÍA Y GEOMORFOLOGÍA
Plantas amenazadas
Los bosques viejos
Rodales de árboles raros o amenazados
Prados secos
Orquídeas
Praderas de flores
Dunas  
Lugares de interés geológico y fosilífero
Canchales y graveras
Roquedos
Ríos y riberas
Fuentes y surgencias
MICROHUMEDALES Y ANFIBIOS FAUNA SILVESTRE
Flora acuática
Herpetofauna
Prados húmedos
Juncales
Bosques aluviales e inundados
Charcas y turberas Microhumedales
Mariposas
Colonias de aves
Quirópteros
Oseras
MEDIOS SEMINATURALES 
Dehesas de roble y haya  
Plantas mesícolas
Pomares y huertas tradicionales
 

 Al igual que sucede en Suiza, una red de puntos de importancia regional para la reproducción de batracios, una red de las principales turberas, tramos de bosques aluviales y graveras de ríos, sectores de canchales o peñas con flora rupícola rara, charcas temporales y juncales,  minas, desvanes y cuevas con murciélagos, arroyos con cangrejos nativos, bosquetes de enebros, tobas, surgencias naturales reocrenas o limnógenas, castañeras y bancales manejados, complejos de muros secos o setos, superficies selectas de prados secos, de flores silvestres u orquídeas, pequeños sectores de acantilados, …. Entre otros valores naturales, pueden ser preservados con el pequeño esfuerzo de microrreservas.

Una solución barata

A diferencia de los parques naturales que son muy costosos para el contribuyente, las microrreservas pueden ser gestionadas por particulares, asociaciones o grupos de voluntariado.

Con manejos del hábitat específico como pastoreo para plantas pioneras, renovación y decapados periódicos, control de vegetación competidora y árboles, o gestión y control de concurrencia  de especies no-objetivo y acciones similares, se puede conseguir preservar la microrreserva.

Muchas de estas acciones las puede desarrollar el propietario del terreno, ONGs o voluntarios, que se prestan muchas veces solícitos y contentos a mantener en sus tierras o fincas gestionadas este patrimonio natural de Cantabria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies